MUY ILUSTRE, PENITENCIAL Y FRANCISCANA COFRADÍA DEL SANTÍSIMO ECCE-HOMO Y NUESTRA SEÑORA DE LA AMARGURA

Sede: Parroquia de San Antonio de Padua (Franciscanos).

 

Indumentaria: Vesta negra con botones granate. Capa, capirote y cíngulo granates.

 

Pasos: Ecce-Homo: Antonio Castillo Lastrucci, 1954.

Ntra. Sra. de la Amargura: Antonio Castillo Lastrucci, 1959.

 

WebHermandad de la Redención


Existen documentos que acreditan la existencia de la Cofradía del Ecce-Homo en el siglo XVIII, e incluso pudiera datarse como mínimo un siglo antes, pues la devoción al Ecce-Homo en nuestra ciudad siempre ha estado ligada a la veneración de la Soledad, una de las más antiguas advocaciones.

 

Durante la celebración de una comida de antiguos alumnos franciscanos en 1946, surge la idea de fundar una cofradía con las advocaciones del Ecce-Homo y Ntra. Sra. de la Amargura, estableciéndose la cofradía en el convento y colegio de los Franciscanos, y redactando unos estatutos fundacionales basados en los de otras hermandades de la ciudad.

 

La hermandad se funda con una imagen de Cristo cautivo, Ecce-Homo, obra de Martínez Mataix, que es cedida por la familia Sánchez Esteve, y con una Virgen propiedad de los frailes franciscanos. En 1947 tendría lugar la primera salida procesional desde la Concatedral de San Nicolás, al no poderlo hacer del convento franciscano por no tener erigida iglesia, sino capilla. Un año después la salida se trasladó a la hoy parroquia de San Antonio de Padua.

 

La imagen del Cristo se sustituiría años más tarde por otra de D. Juan Giner Masegosa, que volvería a ser sustituida en 1954 por el actual paso realizado por D. Antonio Castillo Lastrucci. El paso del Ecce-Homo ha sido llevado a ruedas, hombros por su interior y desde 2003 a costal. La imagen de la Virgen se sustituiría en 1959 por una nueva talla de D. Antonio Castillo Lastrucci con la advocación de Nuestra Señora de la Amargura; un paso que también ha sido llevado a hombros y a ruedas, y que desde 2013 procesiona a costal.